LA CENTRAL NUCLEAR DE LAS MIL Y UNA PARADAS POR AVERÍAS....Y LO MEJOR....NO NOS HACE FALTA. MAÑANA PODRÍAMOS CERRARLA!!!

dimecres, 10 de juliol de 2019

COFRENTES: EL "TITÁNIC" NUCLEAR


Comunicado de prensa Tanquem Cofrents
9 julio 2019

¿ESTAMOS ABOCADOS A UN TITANIC NUCLEAR?

La plataforma Tanquem Cofrents, que agrupa a los principales grupos ecologistas además de sindicatos y otras organizaciones de la sociedad civil valenciana, quiere manifestar su absoluto rechazo a la prolongación del periodo de funcionamiento de la central nuclear de Cofrentes, más allá del 2021, en el que cumpliría 37 años de vida. 

Parece absolutamente irresponsable intentar alargar el periodo de funcionamiento hasta 47 años como pretende la empresa Iberdrola con la complicidad del gobierno de España y la empresa pública Enresa.

La central ya está en unas condiciones pésimas, con averías continuas, como hemos ido sacando a la luz todos estos años y prolongar su funcionamiento supone aumentar exponencialmente el riesgo de grave accidente que afectaría a toda la ciudadanía valenciana. 

Además mantener la energía nuclear supone un bloqueo a la implantación de las energías renovables que el mismo gobierno ha planeado en su Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, porque cada vez más la suma de las energías renovables supera a la demanda en momentos puntuales y esto obliga a desconectar molinos o cerrar plantas solares desperdiciando energía y afectando en consecuencia al rendimiento de estas instalaciones de energía renovable.

De hecho las centrales nucleares suponen un verdadero tapón a la transición energética con un sistema basado en energías renovables, es decir un sistema descentralizado, más limpio, más barato y  democrático. 

También hay que resaltar que mientras que Alemania, ha presentado un calendario de cierre de sus centrales nucleares, con un periodo de funcionamiento medio de 33 a 34 años, aquí se pretende prolongar sus años de funcionamiento, como en este caso la Central Nuclear de Cofrentes, hasta los 47 o 48 años de vida, lo que consideramos desde la plataforma que es totalmente irresponsable.

La plataforma Tanquem Cofrents, seguirá luchando, argumentando los problemas y sacándolos a la luz pública,  para impedir que esta prolongación se haga realidad y que la central se cierre definitivamente en el año 2021 evitando así  mismo, la necesidad de construir un depósito de basura radiactiva en Cofrentes, que además tenemos que ser conscientes que lo pagamos con los impuestos de todos los ciudadanos, en un caso más de externalización de los gastos que tienen las empresas nucleares, como Iberdrola.

Los que adoptan estas decisiones “alegre e irresponsablemente”, ¿asumirán la responsabilidad de una tragedia en caso de accidente nuclear?.  El impacto sobre la población sería de tal magnitud que es  vergonzoso, que tanto empresarios de Iberdrola como políticos del gobierno, no sean capaces de asumir el error de haberse embarcado en esta decisión y nos lleven a un destino probable como si se tratase de un TITANIC NUCLEAR.

PLATAFORMA TANQUEM COFRENTS: Ecologistas en Acción, Acció Ecologista-AE Agró, Greenpeace, Plataforma Per Un Nou Model Energètic, Salvemos Mijares, Marfull, Xúquer Viu, La Ribera en Bici, Intersindical Valenciana, CGT, Espai Alternatiu

dilluns, 22 d’abril de 2019

DIUMENGE 5 DE MAIG'19

APUNTATE EN EL CORREO tanquemcofrents@gmail.com, 
YA QUEDA POCO !!!

El gran silencio sobre la energía nuclear en los programas electorales.

Por favor, lee y difunde  es un articulo del colectivo ANTINUCLEARES SIN FRONTERAS:


La mayoría de los partidos hablan de transición ecológica en sus programas, pero omiten el abandono urgente y ordenado de la energía nuclear, pese a que es una exigencia de seguridad, y una parte obligada de dicha transición.

Incluir el cierre urgente y ordenado de los siete reactores nucleares en funcionamiento en España no supone ni problemas de suministro para la cobertura de las necesidades eléctricas, ni incremento del coste de la electricidad.
Denegar cualquier tipo de prórroga, y no extender ningún permiso de explotación, desde ya. Limitando las inversiones a las justas y necesarias para realizar un desmantelamiento seguro de los reactores.

Desde la ciudadanía sólo nos cabe pedir responsabilidad, compromisos firmes y sin ambigüedades en las políticas de transición ecológica, procesos democráticos, justos y transparentes. Por eso denunciamos que el abandono urgente y ordenado de la energía nuclear debería figurar en los programas electorales de manera explícita y detallada.

Las centrales nucleares nunca debieron haber sido construidas. Sus elevados costes,  averías y problemas técnicos, impactos sobre la salud, y riesgos para la seguridad del planeta y los seres vivos que lo habitamos, se hacen más y más evidentes en su estado actual de deterioro técnico tras años de funcionamiento.

Recordamos las implicaciones:


1.- El incalculable coste ecológico y humano
 de la producción eléctrica nuclear no puede ser contemplado ni cuantificado en términos económicos: la gestión de residuos radiactivos durante cientos de miles de años, y la contaminación del agua, de la tierra, de los alimentos, y los impactos sobre la salud que provienen de las emisiones radiactivas en su funcionamiento cotidiano.

2.- Los peligros, la falta de seguridad
. Aunque se presentan como “instalaciones seguras”, Chernobil y Fukushima demuestran que un accidente, bien por un “fallo humano”, o por un evento natural impredecible o inevitable, puede derivar en una catástrofe irreversible.

El resultado es cientos de miles de personas desplazadas, y zonas arrasadas y contaminadas a las que ni se ha podido, ni se podrá, regresar en cientos de años.

En los últimos 10 años se han registrado más de 250 averías en los siete reactores que funcionan en España, situación que empeora por su deterioro; sin entrar en su condición de objetivo potencial de posibles ataques terroristas.

3.- La producción de todo tipo de residuos radiactivos sin posibilidad de gestión.


En la actualidad ninguna tecnología es capaz de reciclar estos residuos de cientos de miles de años de actividad. Por ello, dejar de producirlos de inmediato es la única opción.

Redactar el 7º PGRR (Plan de gestión de residuos radiactivos) debería ser una prioridad, ya que el actual lleva sin actualizar desde 2006.


4.- La minería de uranio, 
de la que se obtiene el combustible nuclear, es otra fuente continuada de contaminación radiactiva, que se une a las emisiones cotidianas de los reactores, cuyo elemento más abundante es el Tritio.

5.- La dependencia exterior, 
ya que el cada vez más escaso mineral de uranio y el combustible que se obtiene deben ser importados.

6.- El uso militar de la energía nuclear civil. 
El uranio empobrecido, residuo de la fabricación del combustible nuclear, se usa para fabricar proyectiles de penetración que se han empleado en todas las guerras desencadenadas en los últimos 20 años, dispersando radiactividad por el mundo y provocando muerte y enfermedades. Las armas nucleares tácticas, en proceso de desarrollo, y las de destrucción masiva, son otros ejemplos de amenazas potenciales para la humanidad vinculadas a la energía nuclear.

7.- La barrera que supone el mantenimiento de las centrales nucleares para avanzar hacia un nuevo modelo energético basado en fuentes renovables
, y para cumplir con los compromisos urgentes en la mitigación del cambio climático. Hay que recordar que la fabricación y gestión del combustible nuclear es una importante fuente de emisión de gases de efecto invernadero, cosa que se oculta.

Estos siete aspectos hacen que la falta de participación social y de transparencia en la negociación que se ha desarrollado entre el gobierno y las compañías eléctricas se aún más vergonzosa.
La negociación ha culminado con un calendario consensuado de funcionamiento nuclear, en base a criterios exclusivos de beneficio económico, con desprecio de los impactos sociales, ambientales y de salud aparejados.

Esto supone una grave falta de democracia
: las negociaciones se han mantenido en secreto entre elites políticas y empresariales al margen de la participación de la ciudadanía; es una consecuencia natural de que la Ley de energía nuclear, aprobada en 1966 en plena dictadura franquista, y los decretos y reglamentos que la desarrollan, se encuentre todavía en vigor.

Se ha convertido en una rutina política que los programas electorales se redacten al margen de la ciudadanía, y que su existencia no vaya más allá del día de las elecciones. Pero el 
silencio mantenido en torno a la energía nuclear, una energía que afecta a la totalidad de la sociedad y que suscita un rechazo ciudadano mayoritario es algo más grave; indica que los discursos sobre la seguridad, el mantenimiento de la calidad de vida en el planeta, y la responsabilidad hacia las generaciones futuras, sólo son figuras retóricas vacías de contenido.

Es nuestra obligación como personas denunciarlo para que, al margen del sentido de tu voto, interpeles a los representantes políticos a los que vas a apoyar sobre todo esto, antes, durante y después de las elecciones.

Antinucleares Sin Fronteras, abril de 2019.

dilluns, 11 de març de 2019

FUKUSHIMA: 8 AÑOS DESPUES, LA CATÁSTROFE CONTINÚA.....


Fue un 11 de marzo del 2011, ...el peor accidente nuclear de la historia tras el accidente de Chernóbil (Ucrania, 1986), que todavía mantiene evacuadas a decenas de miles de personas, con graves daños a la economía local y un coste total para las arcas públicas estimado en 20 millones de yenes (153.000 millones de euros) !!!
Cerremos cofrentes, ya !!!!
pincha aqui para ver la noticia completa.....